Consejos para fotógrafos aficionados

03-10-2017

El arte de congelar el mundo a través del visor de una cámara es, en cierta medida, mágico. Sin importar lo ducho que se sea en la materia, lanzarse al mundo a captar detalles que para el común de los mortales pasa desapercibido y hacer de ellos imágenes dignas de admiración, acumula cada día más seguidores. Los que han probado a explorar cámara en mano coinciden en afirmar que la pasión por la fotografía es un camino sin retorno. 

Como todo en la vida, a hacer buenas fotos se aprende practicando. Cuantas más veces se pulse el disparador, mejores serán los resultados. Con todo, y aunque que el aprendizaje fotográfico es infinito, existe una serie de consejos que permitirán, tanto a aficionados como a fotógrafos profesionales, conseguir imágenes cada vez más perfectas. 

1). Tener un buen equipo

Lo más importante es, obviamente, la cámara. Lo ideal es hacerse con una que se adapte a las necesidades de cada uno, es decir, si eres un fotógrafo amateur o profesional. 

En términos generales se puede distinguir entre cámara compacta, aquella con la que simplemente que apuntas y disparas, y la cámara réflex, conocida por su sofisticación. De todas hay tamaños y modelos diferentes. Ten en cuenta que normalmente, cuanto mayor sea la cámara, mejor será la calidad que ofrezca. 

Si ves que la fotografía cada vez que gusta más, valora la posibilidad de completar el equipo, por este orden: objetivo, trípode y flash. Esto dará alas al aprendizaje e impulsará tu potencial creativo porque, asúmelo, sin los recursos adecuados las fotografías nunca ‘capturarán la historia’ como imaginaste.
 
2). Aprende el modo manual

Sin duda es el más complejo, pero, al mismo tiempo, es el que permite dominar la cámara: el resultado de la imagen dependerá solo de tu buen hacer. Al principio es posible que te cueste entender para qué sirve cada opción pero con constancia e interés lograrás incorporarlas con naturalidad a tu rutina fotográfica.

3). Escapa de la teoría

Por muchos manuales, artículos y vídeos de YouTube que veas sobre fotografía, si no te animas a probar nunca aprenderás a sacar buenas fotos. A través de la práctica llegarás a sentir que la cámara es una extensión de tu cuerpo, una extremidad más con la que hacer eternos imágenes y momentos únicos. 

4). Haz realidad lo que imaginas

Parece una frase de cuento, pero cuando hablamos de fotografía cobra más sentido que nunca. Y es que una imagen es mucho más que lo que muestra el objetivo. Además de congelar lo que ves puedes componer escenas desde cero: decide el encuadre, los colores, las figuras que aparecerán en la foto, cómo irán colocadas, en qué orden… Si se trata de fotografía, el límite eres tú mismo. 

5). Lleva la cámara allá donde vayas

Parte de la maravilla de ser fotógrafo, da igual que sea como hobby o para ganarse la vida, es capturar escenas que los demás no ven. Si un grupo de personas se pusiera a disparar a un mismo punto, no habría dos imágenes iguales. Esto se debe a que cada uno percibe la realidad y pone el acento en aspectos diferentes. Nunca se sabe dónde ni el qué va a despertar tu inspiración, razón por la cual conviene que, siempre que sea posible, lleves contigo la cámara. 

6). No te rindas

Los comienzos son difíciles y habrá momentos en los que te invada la frustración ante la incapacidad de conseguir los resultados esperados. Sin embargo, debes tener claro que con cada foto que haces estás más cerca de alcanzar tus objetivos y de sentirte cómodo con la cámara. La clave es no rendirse, ser constante y saber que el esfuerzo y la dedicación tendrán la recompensa que mereces. 

¡Ánimo!

Compartir esta nota:

Quiénes Somos - Preguntas Frecuente - Links de Interés