Periodismo y relato: una enmienda a la posverdad

06-10-2017

Dada la influencia de los comunicadores como formadores de opinión, el periodismo está considerado el 'cuarto poder'. Tradicionalmente, la búsqueda incesante de la verdad, por encima de los interés o presión de los agentes públicos, posicionó la profesión como un imprescindible para la existencia de  una democracia real.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, el periodismo está experimentado una profunda crisis originada por la necesidad de recibir ingresos y, por otro lado, por la irrupción de nuevos canales de comunicación que priorizan la inmediatez por encima de la veracidad.

En este contexto destacan las redes sociales, un recurso que los expertos consideran de doble filo dada la cantidad de aportes positivos y negativos que presentan. El imparable crecimiento del 'periodismo ciudadano', con la posibilidad de que cualquier persona pueda volcar opinión de forma masiva, conlleva una cantidad ingente de información que muchas veces carece de filtro. A esto se suma la encarnizada lucha de los medios por ser los primeros en ofrecer contenido, que va en detrimento de la sana práctica de la profesión (consulta de fuentes, contraste...).

En los últimos años un nuevo concepto ha irrumpido en en el juego para inclinar la balanza hacia el lado menos deseable: la posverdad. Este término, nombrado palabra del año 2016 por el Diccionario Oxford, goza de un protagonismo sin precedentes entre los medios y los expertos en comunicación a raíz de hechos tan destacables como el Brexit, la campaña política de Donald Trump o el reciente intento independentista de Cataluña. 

Posverdad se entiende como el triunfo de la emoción sobre el raciocinio, aunque sin todo el componente romántico que una definición así podría suponer. El término pone de manifiesto el triunfo de estrategias de manipulación en las que las creencias cobran más importancia que los hechos objetivos. No importa cómo hayan sido las cosas, sino como se perciban. Se trata de una tendencia que apela a los sentimientos por encima de la realidad. 

Sobre toda esta cuestión trata 'Periodismo y relato: una enmienda a la posverdad', la investigación que está desarrollando Álvaro Pérez, coordinador del área de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Montevideo (UM). Con su proyecto, Pérez ha conseguido la Beca Santander joven profesor investigador 2017 que ofrece Santander Universidades

Tal como expresó el docente al portal de noticias de la UM, "en el entorno actual saturado de información en el que la única y constante es el cambio, las buenas historias periodísticas enseñan lo que permanece y es consustancial al ser humano: la necesidad de contar al mundo y aportar el contexto para comprenderlo". Con este marco de fondo, el desafío de los comunicadores de hoy es "ofrecer una mirada elaborada sobre la realidad frente a la información sin contrastar, la mentira y la posverdad; y sobre esto versa, precisamente, el proyecto". 

La investigación, en la que Álvaro Pérez abordará la temática desde la enseñanza de la escritura y el mundo académico a través del análisis de acontecimientos históricos que pusieron de manifiesto la necesidad de hacer buen periodismo, se desarrollará entre España y Uruguay. Concretamente, el becado realizará parte del estudio desde la Universidad de Navarra

Compartir esta nota:

Quiénes Somos - Preguntas Frecuente - Links de Interés